lunes, 13 de abril de 2015

La Dominación y la Conquista de Tierras y Pueblos como Fuente de Derecho



Sin duda alguna, aún por los aspectos negativos que tuvieron, las conquistas al nuevo mundo y las posteriores intervenciones militares a nuestro país dejaron detrás un beneficio importante para el desarrollo jurídico, social y político de la actual República: sistematización y mejoramiento de los sistemas jurídicos inmobiliarios. Desde la "Bula Inter Caétera" o "Noverum Universi" del Papa Alejandro VI[1] hasta la Primera Intervención Norteamericana en la República se han experimentados cambios en el manejo de los derechos reales inmobiliarios.

1.1           El Derecho Inmobiliario como fuente de legitimación. Tesis Instrumentalista contra la Tesis Estructuralista del Estado.

El Derecho se concibe como un conjunto de reglas que rigen las relaciones de los hombres en una comunidad política determinada[2]. También el Derecho es el conglomerado de las normas positivas que rigen en el Estado, entendiéndose a este último como una expresión jurídica y política de una nación organizada.

Para algunos autores la concepción del Estado no ha sido siempre la misma, por ende, parten de la distinción del Estado-Antiguo visto sólo como régimen político y el Estado-Moderno, que después de la revolución francesa es descrito como aquel en el cual el ciudadano es un ser libre, con capacidad de elegir y ser electo, con prerrogativas y deberes.

Interdicto Posesorio



Concepto

Nuestra legislación sustantiva y adjetiva en materia civil, regulan los actos y las acciones jurídicas relativas a la posesión, como un medio de adquirir una cosa, así como la posesión derivada de un título traslativo o simplemente declarativo de dominio. De igual forma regulan las acciones tendientes a la conservación, retención, restablecimiento y restitución de la posesión.

Al profundizar en el estudio de los interdictos o acciones posesorias, encontramos en nuestro Código Civil y Procesal Civil, los elementos de la posesión, en sí hablamos del "Corpus" o sea la potestad, el poder físico, que el individuo ejerce sobre la cosa, es decir la apropiación jurídica que permite no solo la apropiación, sino disponer de ella, y el "Animus" que no es otra cosa que la voluntad especial de poseerla con ánimo de dueño, es un elemento de carácter subjetivo, psicológico, porque la persona exterioriza ese ánimo de dueño mediante actos concretos de posesión sobre determinada cosa. Además del Corpus y el Animus como los elementos de la posesión, nos detalla los requisitos que debe reunir el poseedor de la cosa, para que pueda hacer valer el derecho que le confiere la ley o sea la acción posesoria en la vía judicial, siendo estos:

a) Probar el hecho de ser poseedor por más de un año continuo a título personal o sumado el de sus antecesores.
b) Que ha poseído la cosa de manera pública, pacífica e ininterrumpidamente, con ánimo de dueño.
c) Que tiene justo título o título legítimo para poseerla.