domingo, 23 de julio de 2017

LA NEGACIÓN DE UNA VISA DE TURISTA DE ESTADOS UNIDOS NO ES APELABLE.


Una vez que un funcionario ha determinado que un solicitante no califica para una Visa de Turista, el solicitante no debería volver a aplicar si no hay cambios significativos en las circunstancias del solicitante o hay información que no fue presentada durante la primera entrevista.

Los solicitantes que deseen volver a aplicar deberán programar una nueva cita. Los solicitantes que proporcionen la misma información por segunda vez después de una negativa anterior, tendrán muy pocas posibilidades de éxito en la obtención de una visa americana durante la segunda entrevista.

¿QUÉ ES UN TERCER ADQUIRIENTE A TÍTULO ONEROSO Y DE BUENA FE EN MATERIA INMOBILIARIA?


El tercero puede ser concebido como toda aquella persona que no es parte de un proceso, acto o contrato, y que en consecuencia no resulta alcanzado por los efectos de éste, salvo los casos excepcionales establecidos por la Ley. En nuestro país conforme con las disposiciones de los Artículos 1116 y siguientes del Código Civil Dominicano, se presume siempre la buena fe y corresponde la prueba a aquel que alega lo contrario.

Es por esto que la Suprema Corte de Justicia ha advertido en Jurisprudencias constantes, que a quien corresponde decir si es un tercer adquirente a título oneroso y de buena fe, es a quien dice lo contrario y además corresponde a los jueces del fondo de manera exclusiva hacer estas comprobaciones que, por demás escapa al control de la Corte de Casación.

¿EN QUÉ CONSISTE LA LESIÓN EN TERRENOS REGISTRADOS?



Según Eduardo J. Couture, la lesión es el perjuicio, disminución o menoscabo deparados por un acto o hecho jurídico. En Roma, de donde nace el derecho francés, cuando un ciudadano era afectado con respeto al precio cuando hacía una transacción, se decía que ese acto estaba afectado de precio vil; luego en el antiguo derecho francés aparece por primera vez el término lesión que es diferente al precio vil.

Si se habla de precio vil es un precio por debajo de la lesión, porque la lesión, es cuando el vendedor ha sido afectado en más de las duodécimas partes en el precio de un inmueble. La lesión no aparece en los vicios del consentimiento que estipula la norma del Artículo 1109 del Código Civil Dominicano, que expresa: No hay consentimiento válido, si ha sido dado por error, arrancado por violencia o sorprendido por dolo.

En efecto, el motivo por el cual la lesión no se encuentra entre estos vicios generales del consentimiento, es porque se trata de un vicio excepcional del consentimiento, porque solo aplica para determinados contratos. Es así que la lesión no vicia las convenciones sino con relación a ciertos contratos y a ciertas personas. Conforme el Artículo 1305 del Código Civil la simple lesión da lugar a la rescisión a favor del menor no emancipado, contra toda clase de convenciones, y a favor del menor emancipado, contra todos los convenios que excedan los límites de su capacidad.

viernes, 21 de julio de 2017

¿QUÉ ES LA DUREZA EXTREMA PARA EL NUEVO PERDÓN Y CÓMO SE PRUEBA?




La dureza extrema es un requisito para que ciertos indocumentados familiares inmediatos de un ciudadano americano que no pueden ajustar su estatus obtengan un perdón migratorio o waiver en Estado Unidos antes de salir del país para acudir a una embajada o consulado para la entrevista para obtener una visa de inmigrante.

El objetivo es reducir así el tiempo de separación familiar en la tramitación de sus tarjetas de residencia. Es preciso recordar que el trámite ordinario requiere que el indocumentado deje Estado Unidos y espere por el perdón ordinario en el extranjero. Este procedimiento puede durar años, con lo que se resiente la unidad familiar.

Esto puede obligar al ciudadano americano que es pariente inmediato del indocumentado que está arreglando los papeles a acompañarlo al extranjero durante mucho tiempo, precisamente para evitar que se produzca esa separación familiar.

lunes, 17 de julio de 2017

LA EXPROPIACIÓN DE LA PROPIEDAD INMOBILIARIA EN LA REPÚBLICA DOMINICANA


Nuestra Suprema Corte de Justicia tradicionalmente ha sostenido el criterio de que cuando se trata de expropiación forzosa sustentada en la declaratoria de utilidad pública e interés social, la falta del previo pago del justo valor o precio de la propiedad inmobiliaria expropiada no justifica la acción en inconstitucionalidad. Este alto tribunal entiende que las irregularidades que se verifique en el procedimiento de expropiación deben contrarrestarse mediante la acción en nulidad.

Mediante la Sentencia Número 9, del 17 de noviembre de 2004, el dicho tribunal expresa que: (…) en los casos de expropiación de inmuebles por causa de utilidad pública que se dispongan en virtud de la Constitución y de la ley, se trata del ejercicio de una facultad que la ley sustantiva del Estado confiere al Poder Ejecutivo, cuyo decreto al respecto no puede, al mismo tiempo, resultar inconstitucional; que la falta de pago previsto del o los inmuebles objeto de expropiación, no justifica el ejercicio de la acción en declaratoria de inconstitucional a que se contrae la instancia de la impetrante, dado que, tratándose en tales caso de una venta forzosa, el expropiado puede demandar el pago del precio convenido o establecido y, en relación con las irregularidades en que se haya incurrido en el procedimiento de expropiación, incluyendo el decreto, la acción pertinente es la de nulidad y no la de inconstitucionalidad; que, por tanto, la acción a que se contrae la instancia precedentemente indicada, por las razones señaladas debe ser declarada inadmisible.

La Doctrina ha establecido que el cimiento de la Suprema Corte de Justicia no parece estar bien sustentado y es precisamente el celo del constituyente en relación con el derecho de propiedad lo que determina que sólo en una situación excepcional contemplada en el texto de manera clara, se puede despojar de su propiedad de manera forzosa al titular del derecho, para lo cual se precisa la previa emisión de un decreto del Poder Ejecutivo.